Gracias por todo

Comunicado oficial del cierre de las Jornadas de Diseño


Es de público conocimiento que hacer proyectos en Chile es difícil. Puedes tener una idea, pero la cantidad de piedras en el camino hacen que las opciones más viables terminen siendo dos: o te lanzas independiente con tu idea o desertas sin saber que habría pasado.
 
Cuando la decisión es seguir de manera independiente sabes que tienes que apelar a confiar en ti, la intención que tienes y el público objetivo al que te estas dirigiendo. En el mundo ideal, basta con estos 3 factores para garantizar el éxito de tu proyecto.
 
Las Jornadas de Diseño nacieron de un mismo interés; entregar conocimiento extra, ese que no siempre está en las mallas curriculares de las universidades en un ambiente interesante con gente igual de motivada; y por sobre todo, entregarlo a bajo costo. Incluso, por qué no, intentar hacer una nueva escuela.
 
Nos lanzamos a competir con instituciones que entregaban contenidos similares pero a cifras de 6 o más números. Conseguimos un lugar donde poder impartir los talleres y buscamos a los profesores adecuados para cada taller. Queríamos que nuestros colegas aprendieran, que conocieran nuevas personas y armaran redes de trabajo.
 
Después de construir la base conceptual del proyecto, establecimos los precios. Los primeros 4 talleres costaban $ 10.000 cada taller, de mínimo 4 clases. El segundo ciclo tenía precios que variaban desde los $ 10.000 hasta los $ 30.000. Este cambio fue básicamente porque teníamos que pagarle a los profesores y mantener el taller. Todo esto sin ganar un peso para el equipo. Nada nos importaba mucho porque confiábamos en el proyecto.
 
En ambas versiones de las jornadas, la recepción inicial era buenísima. Los cupos se llenaban a una velocidad impresionante. El problema empezaba después, cuando había que pasar al siguiente paso: pagar por el taller.
 
Dejábamos de entender. Reservábamos cupos que después no se llenaban y por consecuencia pasaba que cursos destinados a 15 personas terminaban con sólo 6 alumnos, así como también pasó que debimos cerrar dos talleres en el segundo ciclo, talleres llenos de inscritos pero sin ningún pago. Entonces el resultado final era desorden económico, recursos saliendo del equipo y, por consecuencia, desgaste y confianza en picada.
 
No es sólo un proyecto más que se archiva, es la oportunidad de conocer gente con similares intereses. Es creer en la intención de crecer en equipo y sin intereses ocultos; y entregarnos, nosotros mismos como diseñadores, el respeto que siempre exigimos.
 
Podríamos haber explicado todo esto de la manera más políticamente correcta que puedan imaginar, pero creemos que escondiendo los detalles sólo ayudamos a seguir ocultando problemas que todos como creativos tenemos y como conjunto necesitamos resolver para avanzar.
 
Después de todo lo expuesto antes, sólo nos queda agradecer el apoyo de nuestros compañeros de los talleres de Arquitectura de la información, WordPress, Digital Publishing, Visualización de datos, Diseño de personajes y Motion Graphics. También darles las gracias a nuestros colaboradores externos Álvaro Venegas y Pamela Vera por el tiempo, conocimiento y esfuerzo que entregaron.
 
Seguimos creyendo en el conocimiento accesible, cooperativo y comunitario. Sabemos que está ahí, en los pares, solo hay que sacudirse la flojera y tomarle el peso a su importancia. Suerte a todos con la búsqueda y muchas, muchas gracias a los que nos apoyaron y participaron.
 
Francisca Arévalo
Benjamín Jiménez
Diego Quintana
Nicolás Troncoso.
 
Jornadas de Diseño.